Tarta Nupcial para Ana y Alejandro

miércoles, mayo 08, 2013

Bueno... son tantas las cosas que tengo que contar de esta tarta que no sé por donde empezar, tantas dudas que se me plantearon que no sabría deciros la de horas que pensé y pensé sobre esta tarta, primero el diseño, los materiales, cómo trasladarla hasta el restaurante, calcular las raciones, la estructura, el peso...


Pues empezaré, cuando Ana y Alejandro me preguntaron si me gustaría hacerles la tarta de su boda de cien raciones, no lo dudé ni un instante, me sentí alagada y suponía el mayor reto que hasta ahora me habían planteado y desde ese instante mi cabeza no paró de pensar en todo lo que traería hacer una tarta así.
Me enviaron una foto de una tarta que les gustaba, clásica y sencilla decorada con cristales, así que empecé a pensar en la estructura de la tarta, querían que la tarta de su boda fuera comestible por lo que decorarla con cristales no era posible, pregunté y pregunté si existían cristales comestibles pero no los habían tan pequeños y que brillaran tanto, así que tuve que pensar como combinar decoración con cristales y que fuera posible comerse la tarta sin peligro para la salud, de esta forma decidí hacer los dos pisos inferiores falsos y los restantes tres comestible, 100 raciones en total, la decoración con cristales Swarovski estaría sobretodo en los pisos falsos, así que empecé a buscar donde conseguir las piedras y finalmente las encontré en la mercería de al lado de mi casa, y yo buscando por toda la ciudad... los cristales Swaroski estaban unidos en una especie de cinta, era perfecto, así podía decorar las bases de todos los pisos, porque se retiraban con mucha facilidad y cortaría de esa cinta las piedras que fuera a incrustar en la tarta falsa.



Lo de los cristales estaba resuelto, ahora tocaba comprar todo lo demás, cinta de raso blanca de dos tamaños, base de tarta de 45 cm de diámetro, dummies de 35 y 30 cm de diámetro, 15 kilos de fondant blanco, alambres para flores y materiales varios para las mismas, barillas de madera y palitos de chupachus de diferente tamaños y grosores para la estructura, goma eva blanca, y una buena cantidad de chocolate, harina, huevos, mantequilla, esencias de vainilla que compré especialmente para esta ocasión, en conclusión... mi cocina estaba totalmente tomada por esta tarta.


Diez días antes de la boda me puse a trabajar intensamente, empezando por las flores, 45 flores pequeñas y cuatro rosas decorarían la tarta, aunque hice más pero se quebraron, doblaron, rompieron... para desesperación mía, pero 45 sobrevivieron y cuatro rosas de las cuales sólo quedaron tres... una de ella se precipitó contra el suelo pocas horas antes de la boda y decidí que sólo tres rosas estarían presente en este enlace... ya no daba tiempo a que se secara y sinceramente estaba agotada... me fui a dormir...


La base de la tarta la forré con goma eva y usé para pegarla una pistola de silicona que tengo desde hace aproximadamente ¡¡12 años!!, y no se me había ocurrido usarla ¡con lo mucho que facilita las cosas! siempre he pegado la goma eva de las bases de las tarta con cinta de doble cara, también la usé para pegar la tarta falsa a la base, quedó muy firme y de esa forma empecé a decorar el primer piso.


Lo más difícil era cubrir los 35 cm de diámetros de poliespán y 10 cm de altura con fondant, primero con ayuda de un pincel lo embadurné con pegamento comestible para seguidamente poner el fondant y ¡lo conseguí! a la primera, pero me quedaron algunas arrugar en la parte inferior, en la base, así que lo disimulé poniendo una cinta de raso blanca de tres cm de grosor, de esta forma quedó perfecto. Pasé a decorar el segundo piso, básicamente decorado con las piedras de swarovski, para dibujar las rayas en este piso hice una plantilla en cartulina de un triángulo rectángulo, calculé la separación que tendría que haber entre las líneas, las marqué en el fondant y apoye la plantilla sobre ellas para dibujar las líneas, una vez acabada la primera ronda de líneas, le di la vuelta a la cartulina para dibujar las líneas en sentido contrario y que se cruzaran con las primeras, así si quedó el fondant marcado como si estuviera acolchado, os pongo un vídeo que he hecho para que podáis ver cómo se hace:


En las intersecciones de las líneas incrusté un cristal y decoré la base de las dos tarta con la cinta de cristales. Volví al primer piso para terminarlo de decorar, con las flores y los pliegues imitando tela y con ésto finalicé las dos tartas falsas sobre donde descansaría la verdadera tarta nupcial, la comestible.

Llegó el jueves, tres días antes de la boda, los cinco bizcochos, dos de 25 cm de diámetro de chocolate blanco, dos de 18 cm de diámetro de chocolate negro y uno de 12 cm también de choco negro, los rellenos de buttercream de chocolate blanco y negro, los almíbares de vainilla y chocolate estaban listos, así  que empecé a rellenar de buttercream de chocolate blanco los dos bizcochos de chocolate blanco de 25 cm. Cuando acabé el bizcocho alcazaba 15 cm de altura... era grande, y toda mi preocupación era cómo lo iba a cubrir de fondant, ¿lo lograría?, con ese objetivo en mente introduje el superbizcocho en la nevera para que la buttercream endureciera y me facilitase el poder cubrirlo. Y llegó el momento más delicado, cubrir el megabizcocho, para ello utilicé 2,5 Kilos de fondant blanco que lo amasé y amasé hasta que estuviera listo para estirar y empecé, el primer  intento fue fallido porque la circunferencia de fondant no era homogénea y eso podría hacer que el fondant no cubriera todo el bizcocho, por lo que tuve que volver a empezar, con mucho más cuidado extendí el fondant y esta vez sí que logré una circunferencia de más de 55 cm de diámetro había llegado el momento y ¡a la primera! perfecto a penas me sobró fondant, me temblaban los brazos por el esfuerzo, y lo pegué sobre la tarta falsa con glasa... horas después me arrepentiría... pesaba mucho y temía que se quebrara la base durante el traslado, tenía que haber dejado el bizcocho cubierto y montarlo en el restaurante pero lo hice... ya que el mal estaba hecho continúe complicando las cosas y decoré ese piso con las flores y rosas, las pegué con glasa real, ¿podría haber esperado? pues no lo sé, porque de esta forma las flores estarían bien pegadas y aseguradas, totalmente secas, así que creo que no fue del todo un desacierto, pero el problema estaba ahí....



La tarta era muy pesada, es cuando entró Enrique al rescate y compró en el Makro una bandeja de camarero gigante y una especie de caja de plástico, sirve para poner vasos, para que no se moviera durante el viaje, parecía que el problema estaba resuelto pero aun aumentaba más el peso del conjunto, estaba claro que yo no podía mover la tarta. El resto de los bizcochos los rellené y cubrí sin complicaciones, eran de tamaño mucho más normales, uno de ellos lo decoré también marcando las líneas pero esta vez incrustando perlas blancas para que fuera totalmente comestible, el resto de la decoración la pondría en el restaurante.
Y llegó el día, como la tarta no cabía en nuestro coche mi padre nos prestó el suyo que los asientos son abatibles, ideal para todo lo que había que cargar, y sin problemas acomodamos la tarta, pero apenas había salido tuve que decir a Enrique que parase porque justo la pieza más grande de la tarta, la de la tarta falsa y el bizcocho decorado con las flores vibraba y se movía mucho así que hubo de recolocarlo todo. Y ya por fin pudimos salir rumbo a Murcia, 75 Km.

Llegamos!! el convite era en Terra Natura Murcia, si no lo conocéis desde el parking hasta el restaurante hay 400 metro cuesta arriba y peatonal, después de hablarlo con el encargado nos dejarían usar el camino de servicio, ¡pero si el camino de servicio era un camino de cabras! y ¡superempinado! acercamos lo máximo el coche al restaurante y cuando el camino se puso imposible cargamos con la tarta, por suerte ya quedaban pocos metros. Nos dejaron un reservado donde me puse a montar y terminar de decorar la tarta, me hubiera gustado ponerla ya en el salón del convite para no tener que tocarla pero había una comunión por la mañana y no era posible, así que me dejaron una mesa con ruedas y ahí es donde puse la tarta, por la noche se trasladaría al salón... qué miedo...


Me puse manos a la obra, en las fotos aparezco con la chaqueta puesta, pusieron el aire acondicionado a tope para que la tarta tuviera una buena temperatura y yo soy bastante friolera. Empecé terminando de decorar la bandeja de la base con cinta de raso blanca, no lo hice antes para que no se despegara y la pegué con cinta de doble cara... no me traje la pistola de silicona por no cargar con más cosas pero la eché de menos, a continuación reforcé el primero de los bizcochos el más grande con palitos de chupachus de los más grandes que encontré, y los corté a ras del bizcocho, esto lo hago para que el bizcocho no se hunda por el peso de los dos restantes, después los cristales de swarovski los fijé a la tarta con glasa,  hecho ésto puse también glasa sobre el bizcocho y coloqué el cuarto piso, con éste repetí el mismo procedimiento y cuanto estuvo listo puse el último bizcocho, acomodé el resto de las piedras y flores, sólo quedaban la figura de los novios, no la hice yo, fue comprada de la marca Loydis, normalmente suele haber un agujero en la base de la figura que aprovecho para meter un palito y asegurarla a la tarta pero esta vez no lo había... así que reforcé también el bizcocho para que no se hundiera con palitos y no escatimé glasa, puse toda la que me fue posible para fijar lo máximo a la pareja de novios, aunque en la foto parezcan pequeños (20 cm de altura) no lo eran y el espacio para ponerlos era muy justo.

Por fin la tarta estaba acabada, 81 cm de altura, 45 cm de diámetro, 910 cristales swarovski, 45 flores y tres rosas, estaba orgullosa de como había quedado, y llegó el momento de irse, sinceramente no me gustaba dejar la tarta ahí solita, y ¿si alguien la estropeaba? pero no era lógico quedarme mirándola hasta que llegase el momento de sacarla, me fui intranquila...



Me arreglé para la ceremonia, una ceremonia sencilla, muy emocionante, preciosa y cuando acabó a Terra Natura corriendo a ver que tal estaba la tarta y ahí estaba entera, perfecta colocada ya en el salón sin ningún tipo de incidencia, pusieron flores en la mesa de la tarta, todo listo.

El convite empezó y llegó el momento de cortar la tarta, os prometo que el corazón me iba a cien por hora, pensaba ¿se caerá? pero todo fue bien, y cuando llego el momento de servir la tarta le dije al maitre, <<ya lo hago yo>> (toma ya!) el hombre me dijo <<¿vas a poder cortar las 100 raciones?>>, no conocía mi experiencia repartiendo tartas, es normal que dudara de mí y ahí me puse como loca a cortar y cortar con alegría y velocidad, en un momento todo el mundo servido, 104 raciones corté, no las conté me lo dijo el maitre, este hombre estaba en todo, contó hasta los que repitieron ración. Y esto ha sido la historia de la Tarta Nupcial de Ana y Alejandro, con lo que costó hacerla y en 10 minutos ya estaba cortada y comida, a mí me quedó el recuerdo durante algunos días del callo que me salió en el dedo de tanto cortar tarta.

Esta es la entrada más larga que he escrito, espero no haberos aburrido y os juro que he simplificado, no os he explicado como solucioné las vibraciones de la tarta en el coche, jajaja, esa me la guardo.

Me despido hasta la siguiente  seguro mucho más corta que ésta. Dulces momentos hasta entonces. Besitos.

También te puede interesar...

28 comentarios

  1. Qué pasada, te quedó preciosa, me imagino que todo el mundo se quedaría impresionado, porque es tan delicada y elegante, me encanta! Y si pudiste cubrir a la primera los pisos con el fondant es que eres una crack! a mi siempre se me agrieta o me quedan arruguitas, y por lo que cuentas solo te pasó en el primero! Tendré que practicar mas!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! sí gustó mucho, aun no me creo que pudiera cubrir tanta superficie a la primera, y alguna arruga o grieta siempre hay pero el alisador de fondant es un aliado buenísimo y no hay que casarse se alisar, alisar y alisar, si las arrugas o grietas no son muy profundas terminan desapareciendo y si son reveldes y no desaparecen siempre se pueden disimular con algún adorno. Gracias por el comentario. Besitos

      Eliminar
  2. Un millón de aplausos te mereces, uffff qué nervios por favor, el transporte de la tarta es de las peores cosas del mundo creo jejejej ¿y cómo calculaste lo de 15 kg de fondan? hastsa el momento no he cubierto ninguna del todo con fondant, bueno mentira, la Tardis, pero fue a base de placas y se llevó casi 2 kilos de fondant! no sabía que podía ser tanto.

    Te quedó de lujo, tuviste que echarle horas y horas pero es una preciosidad ;)

    Saludos

    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, compré 15Kg de fondant para asegurarme que no me faltase fondant, a parte tenía otros 10 kilos más, nunca sabes lo que puede pasar, puedes cubrir la tarta y no quedar bien y cuando retiras el fondant está manchado y ya no sirve, así que va fuera y empiezo con fondant nuevo, creo que aproximadamente usaría unos 11 kilos más o menos. Fueron muchas horas de trabajo, gracias por el comentario Ana. Besos!

      Eliminar
  3. Menuda currada. Si yo ya tiemblo con tartas de 2 pisos, a la hora del transporte, imagino tu preocupación con esta mega-tarta. Pero bueno, prueba superada y con sobresaliente.
    Es preciosa, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Regina, pues sí prueba superada! Besitos

      Eliminar
  4. Me ha encantado tu post! Ha sido emocionante leer tu aventura! Y la tarta es preciosa! Enhorabuena! Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  5. No se sí se me envió el mensaje anterior. Sólo decirte que me ha encantado tu post! Y que al leerlos nos metes en tu aventura como si la estuviéramos viviendo y es genial! La tarta te quedó preciosa. Enhorabuena! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jessica! fue divertido, ya sabes que cuanto más sufrimos con todo ésto mejor, jajaja, dulce tortura. Besos

      Eliminar
  6. hola!!!!, he llegado a este blog a través de otro blog amigo, cupcakes legendarias... Por aquí me quedo y por supuesto te invito a pasarte por el mio: www.unahistoriadecupcakesygalletas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola siento haber tardado en contestas, pero no podía escribir en la página ¿? pero ya está arreglado, gracias por tu apoyo, ahora voy a visitar tu blog. Saludos!

      Eliminar
  7. Muchos nervios, que se ven en el texto, pero seguro que luego nadie te quitaba la sonrisa porque la tarta quedó espectacular. Aunque ya la habíamos ido viendo por capítulos en el FBK, entera es impresionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana por tu comentario, fue divertido y gustó mucho. Besitos.

      Eliminar
  8. GRANDIOSA AVENTURA!!! FELICIDADES! LA TORTA TE QUEDO HERMOSA ;)

    ResponderEliminar
  9. Natalia la tarta preciosa y tu historia muy amena besos

    ResponderEliminar
  10. Que preciosidad ! Felicitaciones.... Quería preguntarte donde consigues los cristalitos individuales y la tira ?? .... no los encuentro x ningún lado... enhorabuena por todo lo que haces !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! lo compré en una mercería, corsetería, donde venden botones, hilo, aguja... también venden cinta con la piedras, los critalitos individuales los recorté de la tira donde estaban todos las piedras. Saludos!

      Eliminar
    2. Ahhh... pensé que eran cristales comestibles.... entiendo entoces que al porcionar la tarta, esos cristales no se comen. De todas maneras sabes si exiten ?? .... Gracias ^^

      Eliminar
    3. Hola Carolina, gracias por tu comentario! no se comían, pregunté donde habitualmente hago mis compras y me dijeron que sí que existían pero que eran más grandes así que opté por comprarlos de verdad. Saludos!

      Eliminar
  11. Hola buenas tardes desde Argentina, me han encantado tus tortas, queria aprovechar la oportunidad para consultarte si los detalles de terminacion de las cintas son de tela o son de fondant , (me refiero a los lazos ) . Gracias y cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola, no sé a que te refieres, ¿lo que está decorado con flores en el piso más grande? es fondant y la parte de abajo de ese mismo piso lo he acabado con cinta de tela. Saludos!

      Eliminar
    2. Natalia, felicitaciones!!! quedó excelente, preciosa! y el detalle de los cristalinos le dio una elegancia. Me encantó tu historia, he pasado por esas situaciones también, jeje Me encantó. Una duda, la base de la torta, con que la forraste, con masa elastica también?

      Eliminar
    3. Gracias Isa, la base la forré con goma eva, se usa para hacer manualidades no es tóxica y suelo forrar las bases de mis tartas con ella y si la ensucio con la tarta se limpia muy bien. Besos

      Eliminar
  12. Hola! Soy Mili okra vex jeje, the quedo bellisimo el pastel :). Solo con una presumably
    Nita dual es el alisador de fondant ?? Gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mili, no sé a que te refieres, un alisador de fondant es lo que puedes ver en el siguiente enlace copia y pégalo en tu navegador http://www.megasilvita.com/tienda/alisador-de-fondant-redondeado-tala.html#.VYevx_ntlHw Saludos!

      Eliminar
  13. graciela fernandez13 de octubre de 2015, 0:28

    hola me siento identificada!!! me pidieron una torta de bodas para mi sobrino que se casa en noviembre y me sirvieron tus comentarios. Gracias

    ResponderEliminar

Subscribe