Cómo hacer croissants de mantequilla

martes, noviembre 14, 2017


Estos croissants están riquísimo, con un aroma y sabor a pan delicioso... empezaría a comerlos y no pararía...


Tenía la receta guardada hace mucho porque me parecieron sencillos de hacer, aunque cuando revisé el paso a paso... no parecía completo, es más, las dudas me surgieron cuando estaba metida en harina, así que tuve que adaptarla tanto en los ingredientes como en la elaboración y el resultado han sido estos croissants que os muestro en las fotos, muy tiernos...


No son unos croissants hojaldrados, pero no creo que decepcionen a nadie, son un delicia.

He grabado en un vídeo la elaboración y después del mismo os escribiré los ingredientes y el paso a paso. Este es el vídeo https://youtu.be/FVcobf2743M


CROISSANTS DE MANTEQUILLA 
(Para aproximadamente 25 croissants deliciosos)

♥ 750 gr de harina de trigo. Iremos incorporando la harina a lo largo de toda la elaboración de la masa.
♥ 2 huevos de corral. Uno para la masa y otro para dar brillo a los croissants durante el horneado.
♥ 350 ml de agua.
♥ 20 gr de levadura seca.
♥ 375 gr de mantequilla sin sal.
♥ 150 gr de azúcar.
♥ 20 gr de levadura seca.

PREPARACIÓN

En un bol pondremos 650 gr de harina (el resto la reservaremos), la sal, el azúcar y la levadura, mezclaremos un poco y a continuación incorporaremos el agua poco a poco, amasaremos dentro del propio bol, cuando terminemos con el agua añadiremos un huevo previamente batido y seguiremos amasando. 

Volcaremos la masa en la mesa de trabajo y amasaremos, si transcurrido cinco minutos de amasado, nuestra masa se pega en las manos añadiremos una o dos cucharadas de harina, empezaremos por una y si es necesario añadiremos la segunda hasta que consigamos una masa elástica y que no se pegue a las manos. Os recomiendo que uséis rasqueta de panadero durante el amasado os facilitará el trabajo del amasado.

Añadiremos parte de la mantequilla, sólo 75 gr, la mantequilla debe estar a temperatura ambiente para que se integre mejor en la masa, y amasaremos durante 10 minutos, al principio parece que la mantequilla no termina de ser absorbida por la masa pero poco a poco se integrará, el resultado será una masa elástica que no se pega a los dedos. 


Meteremos la masa en un bol, la taparemos con un paño húmedo y la dejaremos reposar 60 minutos.

Transcurrida una hora,  la masa habrá doblado su tamaño y se habrá llenado de aire, volveremos a amasar suavemente para eliminar el aire, si es necesario pondremos un poco de harina en la mesa durante el amasado y volveremos a introducir en el bol taparemos con el paño. En esta ocasión dejaremos reposar la masa de un día para otro, un mínimo de 12 horas, dentro del frigorífico, durante este reposo la masa ganará en sabor, y olor a buen pan.


Después del largo reposo estiraremos la masa con un rodillo, pondremos harina en la mesa y el rodillo para hacerlo, y extenderemos por encima el resto de la mantequilla, 300 gr de mantequilla, la envolveremos con la masa y amasaremos durante 10 minutos, si después de 10 minutos la masa se sigue pegando a la mesa de trabajo añadiremos una o dos cucharadas de harina.

Cuando la masa no se pegue a las manos, estará lista, la dividiremos en dos para trabajar con más comodidad, y estiraremos una de las mitades, pondremos un poco de harina en la mesa de trabajo y extenderemos la masa con ayuda de un rodillo, dejándola fina, no más de un centímetro de grosor.


Cortaremos la masa con forma de rectángulo y a su vez volveremos a cortar triángulos más altos que anchos, haremos un corte en la base de los triángulos y enrollaremos, curvándolos para darles forma de croissants.

Repetiremos cuantas veces sea necesario hasta acabar con toda la masa.

Pondremos los croissants sobre la bandeja del horno cubierta con papel de horno y con una brocha de cocina pondremos sobre toda la superficie huevo batido. 


Ahora podemos dejarlos reposar una hora antes de hornearlos o hornearlos directamente, sin reposo los croissants quedan  más compactos, yo los prefiero así, y con reposo más esponjosos, pero el sabor y aroma será igual de bueno. Con esta receta salen bastantes croissants os recomiendo que los probéis con y sin reposo.

Hornearmos a 150ºC con calor arriba y abajo durante 15 minutos, el horno debe estar caliente antes de introducir los croissants, cuando estén dorados los extraeremos del horno y los dejaremos enfriar sobre una rejilla.

Los conservaremos en una caja hermética hasta cinco días, también podemos congelarlos hasta tres meses.


Espero que os animéis a hacer la receta, no es nada difícil, sólo hay que tener paciencia con los tiempos de reposo, además os saldrán muchos croissants así que compensa la espera. 

Besitos ♥

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. ¡Que magnífica pinta que tienen esos croissants, seguro que estarán buenísimos, gracias Natalia que todas las bendiciones caigan sobre ti...

    ResponderEliminar

Subscribe